Persisten las diferencias abismales entre cifras Covid-19 del Minsa y de las regiones

By on febrero 15, 2021
Andina
  • Las decisiones del gobierno central sobre la declaratoria de cuarentenas focalizadas o el proceso de vacunación contra la COVID-19 se basan en cifras que no corresponden a la realidad, con un desfase de 50 % o más en todo el Perú.

Red de Medios Digitales del Perú

Al escándalo de las tan pontificadas “listas nominales” del Ministerio de Salud (Minsa), con las cuales se debía vacunar al personal de primera línea en las diferentes regiones y provincias, y que ahora están siendo cambiadas –incluso a mano- se suma la diferencia de las cifras entre las que día a día sube el sector de Salud a través de la Sala Situacional COVID-19, día a día y las que exhiben, también de manera oficial, las direcciones o gerencias.

La situación es dramática toda vez que esta información indica no solo el número de muestras, casos positivos y negativos, sino también el número de personas fallecidas siendo las diferencias abismales entre las cifras del Minsa nacional y las cifras de las direcciones o gerencias regionales.

Tal es así que el científico matemático Ragi Burhum, voluntario de Open Covid-Perú (grupo de científicos e investigadores que analiza datos oficiales sobre la pandemia para informar al Perú) ha advertido que existe una diferencia entre los datos abiertos de los diferentes organismos del Estado sobre la pandemia. Así también ha señalado que, frente a la actual cuarentena que es focalizada, no se han especificado los valores de los indicadores diarios que permiten saber por qué se entra o se sale de una cuarentena pidiéndole transparencia al gobierno.

“Hemos encontrado falencias en la información y también lamentablemente errores en la seguridad de los datos lo cual es poco negligente y nos preocupa la cantidad de procesos manuales que existen en la generación de los reportes y hay muchos más problemas. Uno de ellos, es el desfase de las cifras entre el Minsa nacional y las Diresas o Geresas, siendo ambas instituciones del Estado”, sostiene Burhum.

LEER MÁS | Muertes por COVID-19 se acercan a picos de la primera ola en diversas regiones del Perú

La presidenta del Consejo de Ministros, Violeta Bermúdez, ha confirmado que el gobierno solicitó al Minsa hacer un nuevo esfuerzo para sincerar las cifras para que la población conozca el número real de defunciones.

En ese sentido remarcó que, varias de las víctimas murieron en sus viviendas al no poder ser trasladadas a un centro de salud, por lo que no se les pudo realizar una prueba de descarte. Aseveró que dichos casos son considerados como “casos sospechosos”.

Piura: Desfase de datos entre Minsa y Diresa es de al menos 2 meses

El titular de la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Piura, Eddy Leyva Villalonga, ha señalado que las cifras de la COVID-19 que maneja el Minsa presentan un desfase de al menos dos meses frente a los datos reportados por la Diresa Piura.

“Nosotros, a través de la Dirección de Epidemiología, enviamos data diariamente al CDC Minsa, pero ellos tienen otros parámetros de evaluación y tienen un desfase de más o menos 2 a 3 meses. Mientras nosotros tenemos ahorita más de 81 mil casos confirmados, ellos tienen 54 mil. Nosotros reportamos ahorita 3.9 % de letalidad y ellos, 4.9 %. Esos datos son de noviembre”, sostuvo Eddy Leyva durante el acto de recepción del primer lote de vacunas Sinopharm para la región Piura.

El director de Salud agregó que esta situación de desfase es similar en otras regiones. Según dijo, “todas las regiones nos hemos quejado, hemos mandado documentos reiterativamente [para] que pongan la data actual, [pero] no podemos tener mayor injerencia en el nivel central”. Consideró, además, que esto va a afectar directamente en la distribución de las vacunas en las regiones.

Puno: Hay que sincerar el número real de defunciones

El presidente del Cuerpo Médico del Hospital Manuel Núñez Butrón  de Puno, Stalin Ramos, solicitó al Minsa realizar un esfuerzo para sincerar ante la población el número real de defunciones por el virus en el Perú, especialmente en la región Puno.

Se sorprendió porque hasta el 8 de febrero el Minsa reportó 501 fallecidos, y la Diresa Puno registró 1031 muertos por Covid.

A su parecer, existe descoordinación entre el Ministerio de Salud y Diresa Puno, y por ello existe un desfase en el conteo de cifra de fallecidos a causa del COVID-19.

Indicó que, para la adecuada catalogación de la región ante COVID-19, se tiene que informar las cifras reales por parte de las dos entidades que rigen la salud, no tiene que haber ocultamiento de datos para maquillar la gestión del gobierno nacional o gobierno regional.

Ayacucho: Información se actualiza con retraso

El titular de la Diresa Ayacucho, Elvyn Diaz Tello, reconoce que existe una diferencia entre las cifras que proporciona el Minsa y las que entrega la entidad regional que dirige.

Dicha diferencia se debería, afirma Elvin Diaz, a la actualización de los datos que hace cada entidad, la Diresa tiene los datos más actuales porque tiene la información de primera mano, el ministerio en cambio recibe esta información con un retraso que podría estimarse de entre uno o dos días, indica el funcionario.

Cusco: Personal de salud hace un control exhaustivo de todos los fallecidos en la región

El Director de Inteligencia Sanitaria de la Geresa Cusco, Javier Ramirez, indicó que, de acuerdo con la Resolución Ministerial N° 171-2020-MINSA que indica la Directiva Sanitaria para el manejo de cadáveres por COVID-19, el personal de salud hace un control exhaustivo de todos los fallecidos de la región a quienes, luego de determinar que no haya indicios de criminalidad en su muerte, se les toma la muestra de hisopado nasal para determinar si estaba infectado con coronavirus antes de morir.

Si el fallecido, da positivo a la prueba molecular y está dentro de los 7 días de infección, se le registra como muerte por COVID-19 e ingresa a las estadísticas de la sala situacional. En ese sentido, todos los fallecidos diagnosticados a través de una prueba de laboratorio son contados como muertes por coronavirus. Esto en el caso de muertes ocurridas fuera de los centros de salud.

En el caso de los hospitalizados o personas que llegan con cuadro clínico de síntomas de la enfermedad a los diferentes centros de salud de la región, se les toma una prueba de descarte al momento de ingresar para determinar si el paciente estaría con complicaciones a causa del virus o serían afecciones propias de otras enfermedades que también causan muerte.

Además, según indica el funcionario, para realizar las estadísticas de la sala situacional se hace un cotejo con los certificados de defunción que emite el Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef) para actualizar la información, es por eso que muchas veces en el cuadro que publica la entidad aparece un número alto de defunciones pero este, en realidad, es un acumulado de dos días, tiempo que demora el sinadef en emitir el certificado de defunción con la causa de muerte.

Sobre las estadísticas del Minsa señala que desconoce los criterios que tomen para llevar la cuenta, pero puede asegurar que las cifras de la Geresa Cusco son las reales que se presentan en la región.

Lambayeque: Diferencia en las cifras de fallecidos obedecería al conteo del nivel central

El reporte regional que elabora la Oficina de Epidemiología de la Geresa se nutre de diversas fuentes. Al 11 de febrero, la diferencia de fallecidos en Lambayeque que reporta la Sala Situacional COVID-19 es de 1315 menos que la cifra consignada por el Comando Covid Sipán, que elabora la Oficina de Epidemiología.

La Sala Situacional reporta que Lambayeque tiene dos mil 78 fallecidos, mientras que el Comando Covid, tres mil 393. De estos últimos, los casos confirmados son tres mil 236 y los sospechosos 157. Aún restando el número de casos sospechosos, la diferencia es de mil 158.

La jefa de la Oficina de Epidemiología de la GERESA, Dafne Moreno Paico, señaló desconocer cómo es que desde el nivel central se están manejando las cifras, pero aseguró que el reporte elaborado a escala regional es el más cercano a la realidad.

Explicó que este reporte consigna la cifra de los fallecidos COVID con prueba confirmada de laboratorio o de quienes hayan estado en contacto directo con casos confirmados. Para ello la GERESA cuenta con más de 200 unidades notificadoras.

“En los distritos, sobre todo en los que teníamos información que había más defunciones, hemos contactado a nuestros responsables de Epidemiología. A varios de ellos se les ha dado la contraseña para que ingresen la información al sistema, a otros les hemos pedido que nos envíen la información”, detalló.

Precisó que la información se cruza con RENIEC, para confirmar el fallecimiento, y luego ese dato se coteja con los resultados de laboratorio, a través del sistema NETLAB.

Asimismo, destacó que se está fortaleciendo el Sistema Nacional de Defunciones – SINADEF, para lograr una mayor precisión en la cifra de decesos, lo mismo que con los equipos recojo humanitario de cadáveres.

Por su parte, el gerente regional de Salud, en calidad de encargado, Félix García Ahumada, señaló que el problema en la diferencia de cifras ha sido una constante desde el año pasado, por lo cual solicitó al Ministerio de Salud un esfuerzo por actualizar y sincerar las cifras, a fin de tener una mejor herramienta para el seguimiento epidemiológico.

La Libertad: ¿A qué se debe el desfase?

En la región La Libertad, también existe una enorme diferencia entre el registro de casos y de fallecidos por covid-19 que reporta la Geresa y las cifras que publica el Minsa a través de la Sala Situacional.

A la fecha, en el número de casos, la Geresa indica que existen 35 mil infectados más que los que maneja el Minsa. Respecto de quienes han perdido la vida, la Geresa también anota que existen 1800 fallecidos más que los que indica el Minsa.

Para hallar explicación a esta escandalosa disparidad de registros, interrogamos a Ana María Burga Vega, responsable de la oficina de Epidemiología e Información de la Geresa La Libertad, quien lamentablemente tampoco halló respuesta.

“No lo sé. Nosotros registramos todos los casos. Registramos incluso los sospechosos. En el caso de fallecidos tenemos todos los certificados de defunción. Esa información la ingresamos al sistema (notiweb). En el caso del Minsa recopila la data de fallecidos que cuentan con certificado y los casos positivos que cuentan con prueba (covid). Minsa debería tener incluso más casos (de fallecidos) porque yo no puedo registrar casos y fallecidos de (centros de salud) privados, del ejército, sanidad. Mis casos de fallecidos difieren mínimamente del que muestra Sinadef, es que las muertes no se pueden ocultar como información, la mayoría de muertes se registran”, anotó.

Explicó también que los fallecidos como sospechosos de covid alcanzan entre un 15 y 20 % en la región, los demás fallecidos tienen prueba covid. “En los casos de pacientes positivos no puedo saberlos todos porque entre otras cosas muchos se enferman en sus casas sin acudir o llamar a un centro de salud, otro número son infectados asintomáticos que no son conscientes siquiera de tener la enfermedad, contabilizo solo lo captado en un centro de salud”, finalizó.

En cuanto a las últimas medidas dictadas para la región dijo que las decisiones del Ejecutivo se están dando de acuerdo al registro de muertes de Sinadef y que al menos con este gobierno no ha habido ninguna consulta a la región para sus decisiones, con el anterior gobierno sí.

Arequipa: Nunca nos han contestado por qué hay ese desfase

Jorge Velarde Larico, Director de Epidemiología del Minsa, precisó que Arequipa también tiene un desfase en las estadísticas sobre el covid-19, pero que, revisando la información de otras regiones, se evidencia lo mismo. “De las 25 Diresas, Geresas y Diris del país, 20 no coinciden. Cinco que son las de Lima, del Callao de repente, porque están ahí. Después todas las demás, toditas difieren y fuerte.

“Habría que preguntarle al ministerio cómo hacen su chequeo de estadísticas. Nosotros lo que hacemos es bajar la información del SIS covid que son para pruebas rápidas y del Netlab que es para pruebas moleculares y eso es todo”, consideró.

“Después depuramos los duplicados porque hay gente que se ha hecho tomar dos o tres veces, solamente ponemos una, de ese mismo paciente, sino ahorita ya no tendríamos un millón de pruebas sino el doble”, agregó.

Velarde precisó que, revisando las estadísticas de las otras regiones, de las 25 Diresas, Geresas y Diris del país, 20 no coinciden. Cinco que son las de Lima, del Callao de repente, porque están ahí. Después todas las demás, toditas difieren y fuerte.

Esto alimenta esas teorías de que se están ocultando las cifras reales. Ahora hay opinólogos de toda naturaleza, ingenieros, economistas, estadísticos, médicos, enfermeros, matemáticos, para quienes por ejemplo la ciencia es exacta, pero lo enfermedad no lo es.

Toman criterios a priori, creo que, en esa parte, al Ministerio de Salud, se le ha escapado de las manos. Debería comandar esto con un equipo serio, que conozca cómo se mueven los hospitales, los centros de salud, cómo se mueve el aparato de salud.

“Al Minsa le faltó liderazgo en ese aspecto, pero también es parte de la estructura del Estado y del Minsa que está tan deteriorado y que es bastante deficiente en esta parte de la información. Nosotros por ejemplo, educación y salud deberíamos estar superinformatizados”, sostuvo Velarde.

“Esa es una de las ventajas de esta pandemia. Antes teníamos que salir a capacitarnos, ahora tenemos telecapacitación y no solo capacitas a 40 sino a 400 a 4000. Nos ha obligado porque sino, seguiríamos igual”, agregó el médico.

El cambio tiene que ser integral. Son 30 años de un sector que ha estado prácticamente abandonado.

(*) En este reportaje participaron los medios Semanario Expresión de Lambayeque, elpiurano.pe de Piura, Investiga.pe de La Libertad, El Búho.pe de Arequipa, El Objetivo de Puno y CuscoPost de Cusco, integrantes de la Red de Medios Digitales del Perú.

Nota: Si bien las cifras comparativas de los cuadros corresponden al día lunes 8 de febrero del 2021, estas son un reflejo de los reportes anteriores y los que se siguieron dando hasta que se publicó este informe.