Análisis: los retos del General

By on septiembre 15, 2016
Foto: elpiurano.pe

Un breve análisis sobre lo que viene para la gestión del nuevo jefe policial de Piura.

Escribe: Rolando Chumpitazi / director@elpiurano.pe

De rostro adusto y de pocas palabras, el general Luis Octavio Bisso Pun se presentó en sociedad y ante la prensa en general. Más allá de formalismos protocolares, el primer encuentro público con el flamante jefe policial de Piura deja varias lecturas para el análisis.

En primer lugar -y, por si mismo, no es un demérito-, Bisso no es dechado de sonrisas. Al menos, inicialmente. Y está bien, pues no se trata de un concurso de simpatías, sino de conducir eficazmente la lucha contra la inseguridad ciudadana, la corrupción interna, el narcotráfico y demás flagelos delincuenciales que sufre Piura. esa guerra debe conducirse con energía y no con risas, si fuese así, Manolo Rojas sería ministro del Interior.

General Bisso asumió la jefatura de la Región, flanqueado por sus pares de la FAP, Ejército y Marina. (Foto: elpiurano.pe)

General Bisso asumió la jefatura de la Región, flanqueado por sus pares de la FAP, Ejército y Marina. (Foto: elpiurano.pe)

“Tolerancia cero con la corrupción” ha esgrimido, de entrada, el general Bisso. Tiene que ver con policías que no caminan derecho. Lo que es una verdad, de hoy y de ayer. Bisso viene de la Interpol, así que ojo avizor y métodos investigativos para separar la paja del trigo tiene.

Y es importante que lo haga, ya que el policía de comisaría y el de tránsito -dados más bien al desdén y a la coima fácil, no todos es cierto- son el primer contacto con los ciudadanos. Remover a los malos elementos será una tarea larga, dura y titánica, pero necesaria para recobrar la confianza ciudadana.

Sin eso, su plan de trabajar de cerca con la sociedad no caminará.

De impaciencias y otros demonios

Bisso Pun es consciente que la gente quiere resultados concretos. Y los quiere ya, hoy, ahora. Y la prensa también. Lo sabe porque la batería de preguntas en su primera rueda de prensa pedían, entrelíneas, resultados. Los medios llevan la voz del pueblo, se dice.

"Actitud y aptitud" es lo que ha pedido Bisso a sus oficiales. (Foto: elpiurano.pe)

“Actitud y aptitud” es lo que ha pedido Bisso a sus oficiales. (Foto: elpiurano.pe)

Sin perder la compostura, el general ha trazado las líneas maestras de su accionar: inteligencia, planificación, cercanía con los ciudadanos y eficiencia. Para lograrlo, Bisso ha dicho que el personal policial está obligado a mejorar su “actitud y aptitud”. Veremos qué tanto logra calar su mensaje entre sus dirigidos.

Consciente de las limitaciones de su jefatura -en infraestructura, personal y equipos-, se trabajará en coordinación con las distintas unidades especializadas de la Policía. Una de ellas, anunció, ayudará a labores de inteligencia policial en la complicada y conflictuada zona de Suyo. Buena noticia, por donde se la mire.

El flamante jefe policial está evaluando el panorama de sus unidades, haciendo un diagnóstico necesario para planificar la estrategia. Ha pedido un mes para una evaluación integral de su personal y de la situación. En el interín, dijo, las acciones se seguirán realizando y los resultados se irán dando paulatinamente. “Que yo prometa que un año no habrá inseguridad ciudadana, es falso, porque el crimen ha avanzado mucho”.

Los megaoperativos se seguirán realizando. Unos están en ejecución, otros en planificación y algunos en coordinación con unidades especializadas de Lima. “Tenemos que reforzar la investigación, porque sin ella y sin un buen trabajo de base de datos, no podemos hacer nada óptimo”.

La tiene clara

A estas alturas, y tras su primera confrontación pública, puede decirse que el general Bisso sabe qué tipo de terreno está pisando. Como ha sostenido, sabrá mucho más cuando tenga el diagnóstico final de la situación. Sus años de experiencia al frente de la Interpol y otras dependencias policiales, así como su preparación académica, le permiten ubicarse y plantear estrategias claras. Metodología y pautas tiene, no cabe duda.

Es en el terreno de la ejecución y la acción donde se verá que lo planificado milimétricamente se cumpla al pie de la letra. Como jefe regional es el responsable de que funcione lo programado. Pero no está solo. Su comando y el personal en pleno está obligado a trabajar codo a codo con él.

Estrado oficial con autoridades locales y políticas de la región. (Foto: elpiurano.pe)

Estrado oficial con autoridades locales y políticas de la región. (Foto: elpiurano.pe)

Por ello se ha referido al cambio de “actitud y aptitud”. ¿Que ello es una crítica a su antecesor? No necesariamente. Si bien Bisso ha resaltado el trabajo desplegado por el general Dennis Pinto, ha sido claro en enfatizar que ahora hay que ponerle más disciplina.

elpiurano.pe sabe que Bisso Pun tiene buena consideración en las altas esferas del Ministerio del Interior (Mininter) y de la Policía Nacional. Fuentes bien enteradas consultadas por este diario, no han escatimado elogios sobre su calidad de oficial eficiente, honesto y profesional.

Ese apoyo oficial debería canalizarse en una ratificación real a la hora de establecerse las Macroregiones policiales. Se sabe que ello está contemplado en el nuevo paquete de medidas legislativas que prepara el Gobierno. En nuestro caso, Tumbes, Piura y Lambayeque estarían unidas en una sola Macroregión.

Bisso se ha mostrado a favor de que Piura sea la sede. “Por razones de control sería lo más pertinente, aunque también se rota. No está definido aún, yo solo espero las órdenes de mi comando”.

Queda claro que, de entrada, al nuevo general -licenciado en Administración y ciencias policiales, con u Magister de ESAN y diplomados en Gobernabilidad, Conciliación extrajudicial, investigación criminal, accidentes de tránsito y otros- no le ha quedado grande el cargo. Estará en él, en su sapiencia y experiencia lograr comandar a sus unidades para la consecución de los objetivos.

No será fácil, no será rápido. Pero el trabajo es sentar las bases para lograr un cambio y la paz que todos anhelamos. Nosotros, los ciudadanos y los medios, también somos parte del juego. Pero ya no como meros espectadores, sino, como jugadores titulares.