Epílogo de una historia sepultada en Cerro Negro

By on septiembre 20, 2016
Foto: Ralph Zapata

Cuando planeamos la publicación de “Muerte en el Cerro Negro”, en elpiurano.pe estuvimos de acuerdo en dividir la historia en cuatro partes. Y así lo anunciamos a los lectores. Sin embargo, desde el viernes 16, día en que publicamos la primera entrega, diversos hechos se fueron suscitando al interior de las familias involucradas en esta historia. Es por ello que decidimos incluir una quinta entrega, a manera de epílogo.  Lo hacemos porque tras la difusión de la historia, se ha desatado una pugna interna que tiene como protagonistas a Kety Dávila y a sus hermanos por parte de madre. La razón: el dinero de la indemnización que pagó Río Blanco, y que según sus hermanos, Key tendría que devolver por haber exigido justicia para Aleida a través de elpiurano.pe. Pero más allá de pagos y contratos privados, la verdad se quedó enterrada en el Cerro Negro, junto a las vidas de Pastrana, Tacure y Dávila, tras la decisión fiscal de archivar el caso.

Ralph Zapata y elpiurano.pe

La tarde del viernes 16 de agosto, cuando iniciamos la entrega de este reportaje de investigación, Kety Dávila Montes nos escribió sorprendida por el contenido del acuerdo privado que firmó su madre, en octubre del año pasado. Si bien la hermana de Aleida sabía de dicho convenio, desconocía el contenido del mismo. Por eso declaró su impotencia, al decir que ya no se podía hacer nada contra la empresa.

–Mi madre, que estuvo hospitalizada, dijo: “A mí me hubieran traído con vida a mi hija, en vez de documentos”, contó Kety, a través de una comunicación por una red social. Kety declaró a este medio, en julio de este año, asegurando desconocer el contenido del acuerdo que firmó su madre con la minera Río Blanco Cooper.

Kety declaró en julio de este año asegurando desconocer el contenido del acuerdo que firmó su madre con Río Blanco

Una vez que este reportaje se fue difundiendo en diversos medios de Piura, Cajamarca y del resto del país, se produjo una pugna interna en la familia Dávila Montes, por las declaraciones que realizó Kety a elpiurano.pe. Incluso, sus hermanos por parte de madre, le han increpado pues, según le advirtieron, la minera podría demandarla por haber infringido un pacto de confidencialidad estipulado en dicho acuerdo privado.

Juntas como siempre. Aleida -con sombrero de charro- y Kety, celebrando el cumpleaños de la primera.

Juntas como siempre. Aleida -con sombrero de charro- y Kety, celebrando el cumpleaños de la primera. (Archivo familiar)

Reparaciones vs investigación fiscal

Ese es el miedo que ahora consume los días de Kety Dávila: que la minera la demande por haber declarado pidiendo justicia para su hermana. Sin embargo, el reconocido abogado penalista Carlos Caro, consultado por este portal, dijo que “la plata no creo que se las quiten. El punto es que si (Río Blanco) quiere ir más allá puede ir por la vía civil, no por la vía penal. Yo no creo que en la práctica vayan por ese camino, porque sería victimizar a la víctima”.

“La plata no creo que se las quiten… si Río Blanco quiere ir más allá, puede ir por la vía civil, no por la penal”

De otro lado, si bien Rio Blanco Cooper indemnizó a las tres familias, allí no se termina la historia, por más que dichos convenios subrayaran que la compañía minera se libraba de toda responsabilidad por los hechos acontecidos. Así lo explicó el abogado penalista Carlos Caro a elpiurano.pe.

Abogado penalista Carlos Caro. (Foto: Peru.21)

Abogado penalista Carlos Caro. (Foto: Peru.21)

“Todo proceso penal tiene dos aspectos: la sanción-pena y la reparación. En esta última cabe la transacción, y este acuerdo ya no puede ser revisado. No se puede volver a tocar, y es lícito. Que el acuerdo traiga cláusulas que digan que la empresa es inocente, eso no tiene ningún valor. Porque la definición de si hay delito la hace la Fiscalía. La pena queda en manos de la Fiscalía y del Poder Judicial”, aseveró.

“Que el acuerdo traiga cláusulas que digan que la empresa es inocente, eso no tiene ningún valor. Porque la definición de si hay delito la hace la Fiscalía” -Carlos Caro, penalista

El sustento del fiscal Sosa

Para archivar el caso por homicidio culposo contra Río Blanco -que, recordemos, había sido la tesis inicial del Ministerio Público de Ayabaca- el fiscal Néstor Sosa subrayó que en los delitos culposos se debe evaluar ‘la imputación objetiva’, que además fue bastante abordado en un informe jurídico que presentó ante su despacho la propia minera, el 19 de octubre de 2015.

Para archivar el caso por homicidio culposo, el fiscal Sosa subrayó que en estos delitos se debe evaluar la ‘imputación objetiva’

Dicho análisis, denominado “La aplicación del principio de confianza a supuestos donde se encomienda mediante una fuente formal la realización de una actividad que luego es ejecutada más allá de los términos encargados”, fue elaborado por el reconocido abogado y catedrático, José Antonio Caro John. (quien, aclaramos, no posee ningún parentesco con el especialista consultado por elpiurano.pe)

carojohn2

En el inciso 4.5 de la disposición de archivo definitivo, Sosa señala que “si bien la muerte de las personas Orlando Pastrana, Segundo Tacure y Aleida Dávila ocurrió cuando realizaban una exploración en el campamento de Río Blanco, en realidad fue el resultado del quebrantamiento del principio de confianza que la minera había depositado en Pastrana”.

Arriba, las conclusiones finales del informe elaborado por la minera Rio Blanco. Abajo, la resolución final del fiscal Sosa.

Arriba, las conclusiones finales del informe jurídico contratado por la minera Rio Blanco. Abajo, los argumentos utilizados por el fiscal Néstor Sosa, donde se destaca “el quebrantamiento del principio de confianza” y la teoría de la “imputación objetiva”.

sosafinal1 sosafinal2 sosafinal3

Sosa concluye que fue Pastrana quien decidió, por cuenta propia, avanzar junto a la expedición a Ayabaca, donde finalmente fallecieron.

Fiscal Sosa: “Pastrana fue quien decidió, por cuenta propia, ir a Ayabaca”

El principio de confianza -es importante señalar- fue bastante abordado en el análisis que hace Caro John, quien fue contratado por la minera. Incluso, Rio Blanco pidió al fiscal Sosa la oportunidad de que Caro John presente oralmente dicho informe el 6 de noviembre de 2015, en horas de la mañana. En el expediente del caso, no existe referencia alguna sobre si esta diligencia se llegó a realizar.

Resolución del fiscal Sosa donde cierra el caso.

Resolución fiscal con la que cierra el caso.

El fiscal Sosa añade en la resolución del archivo definitivo que “pese a que Río Blanco no tiene responsabilidad por culpa en la muerte de los tres trabajadores, demostró su voluntad de resarcir económicamente a los herederos”.

Herederos, como Kety Dávila, que ahora pasa sus días temiendo que la minera la pueda demandar y le quite la indemnización por la muerte de su hermana. Situación que también podría alcanzar a Ausy Isasi, la viuda de Orlando Pastrana, y quien también declaró para este reportaje.